HISTORIA Y ANÉCDOTAS DEL CONCURSO Introducción: Precedentes: a) El Pueblo b) Un precursor. Su inicio Denominación y bases Estadísticas, premios y premiados Su carácter literario: Piropos , coplas y sonetos. Órganos competentes: La Cofradía, la comisión, el Jurado, el notario etc.
INTRODUCCIÓN: El concurso de piropos a Ntra. Sra. la Virgen de la Vega es un certamen anual que tiene como fin la exaltación de la patrona de la ciudad de Haro . Se trata de un autentico certamen literario en su vertiente mas popular y emotiva que en su inicio no pretendía otra cosa que recoger la expresión de cariño popular, esas cosas preciosas que todos le decimos a la Virgen desde nuestro corazón, y que con el tiempo se ha convertido en un autentico muestrario del mas delicado y culto perfeccionismo métrico. PRECEDENTES: A) El Pueblo Desde muy antiguo, el gran cariño que la figura maternal de María de la Vega, patrona de Haro, ha suscitado entre todos los jarreros y devotos visitantes hacía brotar de sus labios y corazones, ingeniosas frases, graciosas coplillas y "jotillas" populares, dedicados a ella.. Desde la popularísima jota: Quien te trajo a se riojana Virgen de la Vega de Haro Quien te trajo a ser riojana Siendo de Granada bella Tu patria a ti te reclama. a la muy expresiva del cariño popular: Le tengo que regalar A la Virgen de la Vega Le tengo que regalar Una cadenita de oro Por la salud que nos da. Infinidad de cariñosos piropos y excelentes versos se han sucedido, desde épocas inmemorables, dedicadas a nuestra madre de la Vega. Así podemos mencionar la magnifica "Oda de a la Virgen de la Vega" con la que el insigne jarrrero, D. Pedro Pablo Bluesa Pisón ganara ya en 1882 la flor natural del certamen convocado por el Ateneo de Haro o si repasamos, desde muy atrás, los certámenes literarios locales, la prensa escrita referente a nuestra ciudad o sus programas de festejos, observaremos la enorme cantidad de composiciones de lo mas variado que poetas y letristas locales han dedicado a Ntra. Sra. de la Vega. Con este acerbo a las espaldas no parecía difícil encarar con éxito un certamen que hiciera rivalizar a los poetas locales en arte e ingenio a la hora de definir los encantos de nuestra Patrona. b) Un precursor : A parte de su indudable trasfondo popular, el concurso de Piropos tuvo como referente inmediato el "PREGÓN DE FIESTAS Y EXALTACIÓN DE LOS VALORES DE LA CIUDAD DE HARO" que en el año 1973, llegaba a su VI edición. Este certamen que en un principio fue organizado por el Ayuntamiento jarrero con la colaboración de la Cofradía de Ntra. Sra. de la Vega, y el Club Juventud Faro entre otros, premiaba a poetas que presentaran trabajos literarios sobre los temas "Haro (poema libre)", "Haro y su Virgen de la Vega" y "Haro y sus vinos", dando dos premios por cada tema. En 1973 sin embargo desaparece esta división juntando los anteriores en un único tema: "Haro y sus valores: Su Virgen de la Vega, su historia, sus Vinos etc..." quedando así libre la posibilidad por parte de la cofradía de organizar un concurso que dedicara su esfuerzo único a cantar las maravillas de su titular: la Virgen de la Vega. No queriendo, en cualquier caso, entrar en competencia con el exitoso "PREGÓN DE FIESTAS Y EXALTACIÓN DE LOS VALORES DE LA CIUDAD DE HARO" que se celebraba el día 7 de septiembre en el Teatro Bretón de los Herreros con gran expectación y calidad; se rebajó, seguramente, la exigencia, recurriendo a lo popular; y así aconsejados por uno de los ganadores del pregón de fiestas, el popular poeta jarrero Florentino Pascual Cabrera, la cofradía tuvo la feliz idea de pedir para este certamen , no complejos trabajos literarios, sino sencillos verso o piropos dedicados a nuestra madre de la Vega. Además este acto contribuiría a realzar la recientemente iniciada ofrenda de flores a la Virgen que, organizada por las Peñas Jarreras, hacia poco que se realizaba en el pórtico norte de la Basílica, el día 8 de septiembre, fiesta de la patrona, tras la Misa Mayor. En Septiembre de 1973 será D. F. Pedro Aduna quien, recién relevado de su mandato como mayordomo de la cofradía, se encargue de presentar ante el notario de Haro los sobres conteniendo los trabajos y las plicas del concurso de piropos; curiosamente lo hará conjuntamente con los sobres y plicas presentados al "PREGÓN DE FIESTAS Y EXALTACIÓN DE LOS VALORES DE LA CIUDAD DE HARO", resolviendo posteriormente el Sr. Notario en la misma acta notarial el resultado de ambos concursos. Esto seguirá siendo así hasta el año 1976 lo que demuestra cierto solapamiento inicial de ambos certámenes. Incluso las bases y el programa del Concurso de Piropos durante estos años son una copia idéntica de los del certamen organizado por el ayuntamiento. SU INICIO: Con los anteriores precedentes el concurso nació en agosto de 1973, recién nombrada la nueva junta de gobierno. En la memoria de actividades dada a conocer para la fiestas de septiembre de 1973 ya se habla del concurso de piropos, pero aun se deja sin especificar que premios se otorgarán a los ganadores, incluso en la edición que se hace en ese mes, anunciando el certamen y sus bases, mediante pequeños programas de mano, se deja en blanco cual será el premio, poniéndose éste posteriormente a maquina, uno a uno: "Una insignia de solapa, de oro, con la imagen de la Virgen de la Vega para cada uno de los cinco piropos que obtengan mayor puntuación" (su precio actual seria de unos 100 Euros cada botón). De este modo un tanto provisional comenzó su andadura un concurso que sobreviviría con mucho al "PREGÓN DE FIESTAS Y EXALTACIÓN DE LOS VALORES DE LA CIUDAD DE HARO", y que se consolidará con fuerza a través de sus 30 años de existencia. DENOMINACIÓN Y BASES: El nombre que fue elegido inicialmente para este concurso fue el de: " 1º Concurso de piropos a la Virgen de la Vega ", Sábado 8 de septiembre de 1973, a continuación de la misa solemne. Y sus bases, copiadas, como ya he dicho de las del "PREGÓN DE FIESTAS Y EXALTACIÓN DE LOS VALORES DE LA CIUDAD DE HARO", no especificaban qué era exactamente lo que se pedía a los participantes, ni que entendía la comisión organizadora por "Piropos". Los cuatro puntos que recogían las bases eran los siguiente: 1º Las personas que deseen participar enviaran sus trabajos en sobre cerrado con lema y plica a parte a la COMISIÓN ORGANIZADORA "COFRADÍA DE NTRA. SRA. DE LA VEGA" antes del 2 de Septiembre próximo. 2º Cuantos trabajos participen en el concurso y sean premiados quedaran en propiedad y libre disposición de la COMISIÓN ORGANIZADORA. Los no premiados podrán ser retirados por sus autores. 3 Al objeto de que los premios lleguen al mayor numero de personas posibles el jurado solo otorgara un premio a cada autor. 4º El fallo será hecho por un jurado competente notificándose los premios al objeto de que asistan al acto donde se entregaran los premios y a la lectura de los piropos galardonados. No obstante los participantes que acudieron a esta primera convocatoria supieron perfectamente interpretar su significado presentando, en su mayor parte, unos sencillos romances divididos en cuartetas conteniendo versos cariñosos, dulces y apasionados dirigidos a nuestra querida patrona. En la tercera edición se añade un quinto punto a las bases, limitando la extensión máxima de los piropos a "Dos cuartetos o cuartetas". A partir de la V edición, la denominación del concurso cambia añadiendo la palabra "versos", siendo anunciado como " Concurso de piropos y versos a la Virgen de la Vega; además se aumentan las bases a 6 puntos, introduciendo un accésit especial para niños y un diploma para todos los galardonados. También se aumentara el importe de los premios entre un 100% y un 150 %. Algunos problemas en la consolidación e interpretación de las bases provoca que el 12 de Mayo de 1980 el entonces delegado de la "Comisión organizadora del concurso de piropos" ,D. José Iturbe, se dirija al conocido poeta jarrero P. Armando Vega SS.CC. pidiéndole asesoramiento para dar una redacción correcta a las bases de VIII CONCURSO DE PIROPOS, la respuesta de éste afinará con una redacción de las bases que ha durado hasta hoy y que básicamente restablece la denominación única de piropos, sugiere ampliar el numero de versos hasta un máximo de 14. para dar cabida al soneto. y en vez de limitar a uno los premios posibles a percibir por cada poeta propone que cada uno envíe todas sus composiciones bajo el mismo lema y plica y el jurado elegirá de entre ellos el que mejor le parezca, pudiendo incluso premiar todos en conjunto. La bases definitivas quedarían, pues, redactadas en los siguientes términos: "Para ensalzar a nuestra Patrona, La Cofradía de Ntra. Sra. La Virgen de la Vega convoca el XXX CONCURSO DE PIROPOS, con arreglo a las siguientes BASES: 1º Los Trabajos presentados deberán de ir por triplicado en sobre cerrado, identificado por un lema y con plica identificativa a parte. dirigido a: Cofradía de Ntra Sra de la Vega, Concurso de Piropos, C/ Bretón de los Herreros s/n 26200 Haro. El plazo de admisión de obras se cerrara el día 24 de Agosto. 2º Cada piropo constará como máximo, de CATORCE VERSOS. Las composiciones que excedan de este número quedarán descalificadas. 3º Cada autor podrá presentar, siempre bajo el mismo lema y plica, cuantas composiciones desee. 4º Los trabajos premiados pasaran a ser propiedad de la Cofradía de Ntra. Sra. Virgen de la Vega. Los no premiados quedaran a disposición de sus autores. 5º Las categorías infantil y juvenil se identificaran haciendo figurar la letra, N y J respectivamente, junto con la edad, en el exterior del sobre de la plica, para tenerlos en cuenta en los premios especiales para ellos. 6º Los premios serán comunicados con antelación suficiente a los ganadores, con el fin de que puedan asistir a la ceremonia de recitación y entrega de premios que tendrá lugar el día 8 de Septiembre, tras el Pisado de la uva y la Ofrenda de Flores a la Virgen de la Vega. 7º El Jurado o la Comisión Organizadora se reserva el derecho a declarar desierto alguno de los premios, si los trabajos presentados no alcanzaran un nivel aceptable." ESTADÍSTICAS, PREMIOS Y PREMIADOS: Desde sus comienzos y a lo largo de estos treinta años de piropos la participación en el concurso ha sido siempre importante tanto en la cantidad como en la calidad de los trabajos presentados, constituyendo un reto para el jurado el acertado reparto de puntos. Desde los 13 trabajos presentados en la primera edición hasta los casi 60 trabajos de adultos presentados en esta última, la participación a oscilado a lo largo de los años alcanzando máxima popularidad en los primeros años de la década de los ochenta con una media de cuarenta trabajos bajando luego. a comienzo de los noventa. con una media de 10 a 14 trabajos. En la actualidad este concurso conoce un nuevo resurgir con medias que van entre los 25 trabajos de adultos hasta los 59 presentados en el año 2002. En total pasan del millar los piropos dedicados a nuestra Virgen de la Vega a lo largo de estos treinta años de certamen. Gran importancia tiene la participación infantil y juvenil, un campo en que la Cofradía siempre a puesto gran interés ofreciendo premios especiales para este sector ya desde el año 1979, y que en este último lustro, gracias a la colaboración de los colegios jarreros, ha experimentado un impresionante auge con participaciones por encima de los 100 trabajos, todos ellos llenos de la gracia y espontaneidad infantil que han recuperado el autentico significado de la palabra "piropo". Los poetas igualmente han sido de lo mas variado, y aunque hayan prevalecido, y con gran calidad, los poetas locales, lo cierto ha sido que se han recibido piropos desde los mas diversos lugares de la geografía española: desde las cercanas Logroño, San Sebastián o Vitoria, hasta Granada, Madrid, Valladolid o Albacete. En total son 66 los poetas, incluyendo a los jóvenes y niños, que han sido premiados en este certamen desde 19973 hasta el 2002. Tan solo para indicar la popularidad del concurso y su trascendencia mas allá de nuestras fronteras riojanas mencionaremos la participación asidua de auténticos especialistas nacionales como D. Manuel Terrín Benavides o Dña. Eufemia Sanz Vacas, ambos presentando, uno desde Albacete y ella desde Valladolid, un currículum impresionante de premios nacionales e internacionales hasta el punto de ser considerados el y ella respectivamente como el poeta y la poetisa nacionales con mayor numero de galardones recibidos en certámenes de ámbito nacional e internacional. SU CARÁCTER LITERARIO : Piropos, coplas y sonetos: Durante los primeros certámenes aparecen obras compuestas en cuartetas o coplillas, con versos de arte menor y rima asonante en los pares, agrupados de cuatro en cuatro. Esto ocurre, además, con la limitación de ocho versos que las bases del certamen imponen y que apenas da para dos cuartetas: En realidad los poetas enviaban una lista mas o menos largas de cuartetas de las que el jurado elegía dos. Pero estos sencillos romances de los primeros años se irán poco a poco sofisticando: El aumento sustancioso de los premios en 1978 y luego en 1983 atrajo a un mayor numero de expertos versificadores que fueron mas allá de los ocho versos perceptivos en cuanto encontraron un pequeño resquicio para ello. Y así entre 1978 y 1980 ya aparece el soneto (en ocasiones dos sonetos juntos) aprovechándose de un error de redacción en las bases. Una vez fijados en 1981 en catorce el máximo de versos por composición, será el soneto o composiciones con esa estructura de catorce versos endecasílabos y rima consonante, la que se imponga de modo fulminante sobre todas los demás; de hecho, entre el año 1978 y el año 2002, último contabilizado, prácticamente todos los primeros premios son sonetos. En cuanto a su organización estrófica, de los 119 versos ganadores hasta hoy 57 son sonetos, después le siguen las coplillas en cuartetas asonantadas y luego unas cuantas composiciones difícilmente clasificables que se dan sobre todo en las especialidades infantil y juvenil. Todas ellas a disposición de una temática lírico religioso que adquiere en alguno momento carácter elegiaco y que trata junto a la exaltación de Maria y del misterio mariano, elementos regionales y populares tan típicos de Haro y su comarca como: El Ebro, la vega, el vino, la bodega, el trigo y la vid. Una variedad que convierte lo que podía parecer, a priori, un tema limitado y recurrente en un mosaico de rica y original temática. ÓRGANOS COMPETENTES EN EL CONCURSO DE PIROPOS: El Concurso de piropos fue creado por la Cofradía de Ntra. Sra, la Virgen de la Vega de Haro y sobre ella recae la convocatoria y organización del mismo. A continuación enumeramos los distintos órganos y cargos que participan en su desarrollo, junto con las labores que desempeñan: 1º) La Junta de Gobierno de la Cofradía Ntra. Sra. de la Vega de Haro: La componen una veintena de personas elegidas por la junta general de la Cofradía que se celebra el 15 de agosto de cada año y que rige la misma durante hasta la próxima y junta. Su misión es la de Convocar el Concurso, decidir sobre los objetivos y las bases del mismo, estipular la cuantía de los premios y la distintas categorías. También elegirá a los miembros de la Comisión Organizadora entre los miembros de la junta de gobierno, sin perjuicio de que excepcionalmente estos pudieran ser personas ajenas a ella. 2º) La Comisión Organizadora del concurso de piropos: Consta de un vocal, delegado por la junta de gobierno para tal fin, y la participación del numero de miembros que en cada momento la Cofradía estime oportuno para ayudar al vocal delegado y controlar los momentos claves del concurso. Su elección se llevará a cabo hacia los meses de abril o mayo, en el momento en que la cofradía decida convocar la correspondiente edición del concurso. La Comisión Organizadora se encargará: A) De dar a conocer la convocatoria a través de los distintos medios de información: Prensa, radio, carteles y folletos de mano y envió de bases a colaboradores habituales y escritores interesados. B) De recibir los sobres enviados a su nombre conteniendo los distintos trabajos. C) De atender a las solicitudes de información sobre el certamen y enviar bases a quienes lo soliciten. D) Al día siguiente del señalado como último para la recepción de trabajos de de: abrir los sobres, identificara los trabajos y las plicas, resolverá los conflictos que pudieran darse en la apertura de los mismos, preparará los trabajos por triplicado para repartirlos entre los jurados y hará entrega de los mismos para su valoración en los días siguientes dando indicaciones al jurado para que realicen una valoración lo mas homogénea posible. E) De recoger los trabajos, una vez valorados por el jurado, sumar las puntuaciones y decidir quienes son los de mayor puntuación. Valorara las indicaciones del jurado y resolverá los problemas que hayan podido surgir en esta fase: Como la existencia de empate en las puntuaciones, en cuyo caso los miembros de la Comisión Organizadora puntuaran las obras para deshacer el empate, también considerara según las puntuaciones obtenidas la posibilidad de crear algún accésit o premio especial (con el permiso de la junta de gobierno de la cofradía y tesorería de la misma), o de declarar desierto algún premio o categoría. F) Proceder a la apertura de las plicas correspondientes a los trabajos de mayor puntuación, ver los ganadores y resolver posibles incidencias, como el que un mismo poeta haya ganado varios premios. G) Comunicar al Mayordomo, secretario y tesorero de la cofradía la resolución del concurso para que preparen diplomas e importe metálico de los premios. También se les comunica personalmente a los agraciados, a la dirección que aparezca en la plica y por último se dará conocer a los medios de comunicación en general. H) De la preparación del acto de entrega de premios y recitación de poemas a la Virgen de la Vega. 3º El jurado calificador. Será elegido por la comisión organizadora entre personas suficientemente cualificadas para calificar los trabajos en sus distintos aspectos popular, literario y religioso. Su numero mínimo será el de tres componentes a los que se entregara unas instrucciones comunes para que las puntuaciones se realicen con criterios lo mas homogéneos posibles. A cada uno de ellos se les entregara una copia de los piropos enviados a concurso, debiendo puntuar estos con idéntico baremo y teniendo en cuenta el objeto y las bases del concurso. Tradicionalmente la identidad de los jurados se ha mantenido en un riguroso secreto, hasta el punto de no conocerse entre sí. Las valoraciones son realizadas individualmente, siendo estas sumadas y hallada las medias por la Comisión Organizadora. No obstante no hay obstáculo para que en un futuro se decida hacer publicas las identidades de los jurados o para que estos deliberen entre ellos cuales deben ser los piropos ganadores. Los jurados podrán hacer las sugerencias que estimen oportunas sobre los trabajos presentados, su calidad y la posibilidad de conceder algún accésit, o premio especial, así como la de dejar desierto alguno de los premios. Estas sugerencias serán tenidas en cuenta por la Comisión Organizadora, a quien corresponde decidir al respecto. 4º El Notario: Aunque la Comisión Organizadora del concurso tiene poder suficiente para realizar todo el proceso del mismo, desde la recepción de trabajos hasta la proclamación de ganadores, desde el primer momento de su historia, los procedimientos mas delicados vienen haciéndose ante un notario de la plaza, con el objeto de dar mayor rigor y unas garantías máximas de limpieza y fiabilidad a este certamen. A este fin el vocal encargado de la Comisión Organizadora ,en una primera fase, traslada ante el notario todos los sobres recibidos para el concurso de piropos una vez finalizado el plazo de recepción, el notario de turno se encarga de abrir uno por uno los sobres y numerar cada una de las tres copias solicitadas con el mismo numero que adjudica a la plica correspondiente. Una vez numerados los trabajos estregara estos a la Comisión Organizadora y se quedara con las plicas que custodiará hasta que los trabajos hayan sido valorados. En una segunda fase y una vez decidido cuales serán los trabajos ganadores se acude de nuevo ante el notario con los números identificativos de estos para que éste abra las plicas correspondientes y proclame los ganadores del concurso. Todo ello se reflejará en un acta notarial que servirá de garantía adicional al concurso. 5º La resolución de conflictos: Cualquier duda o reclamación que pueda surgir en el desarrollo del concurso de piropos, así como la interpretación autentica de las bases y el reglamento del mismo, será resuelto por la Comisión Organizadora, que tendrá poder suficiente para la resolución de todo tipo de conflictos. En caso de no quedar satisfechos con la respuesta dada por ésta se podrá reclamar ,en última instancia, ante la Junta de Gobierno de la Cofradía de Ntra. Sra. la Virgen de la Vega, la cual tendrá la última palabra, siendo su decisión inapelable. LABOR DE LA COFRADÍA Desde el inicio del certamen en 1973, la cofradía ha hecho un gran esfuerzo económico, no solo para dotar los premios con importantes cantidades en metálico, sino, también, para poner un marcha y llevar el peso de toda la organización del evento, no reparando en gastos para darle publicidad y una máxima garantía de seriedad y respetabilidad en su organización y desarrollo. Gastos por publicidad, carteles, envío de bases, fotocopias, jurado, notarías, organización del acto y premios son algunos de los muchos asientos que la cofradía apunta en su debe para llevar adelante de este Concurso de Piropos. No obstante, y por si no fuera bastante con lo conseguido, la cofradía aun quiere más y busca nuevos apoyos para aumentar importe y categorías en los premios del certamen. Desde el inicial y simbólico botón de oro que la cofradía dio a los 5 primeros piropos en 1973 a los suculentos premios en metálico que hoy se reparten entre los ganadores del concurso, la historia de los premios no a sido sino un continuo aumento de las cuantías: En 1974 se dieron 2.000 pts al ganador y 1.000 y 500 al 2º y 3º premio. En 1978 estos premios se aumentaron considerablemente (casi tres veces su importe) dejando para el ganador un premio de 5.000 pts y diploma y al 2º y 3º premio 3.000 y 2000 pts y diploma respectivamente. Y al año siguiente se añadirían una nueva categoría, la infantiles, que con distintos premios continuaría hasta nuestros días. En 1983 los premios de nuevo aumentaron en casi un 100 x100, con 10.000 Pts para el 1º premio, 5.000 pts, para el 2º y 2.000 par el 3º. Y apenas dos años después en 1985, otro importante aumento 15.000 Pts. 1º, 10.000 Pts. el 2º y 5.000 Pts, el 3º. Con dos premios infantiles de 4.000 y 2.000 pts. respectivamente. Este progresiva importancia de los premios llevó, sin duda, a que el certamen perdiera parte de su inicial carácter popular para acabar convirtiéndose en un autentico certamen literario con el soneto como máxima expresión. La calidad de las obras presentadas a concurso, así como de sus autores, pusieron el listón muy alto, sin que ello fuera óbice para que se siguieran presentando gran cantidad de autores y de obras hechas desde el corazón junto a otras más formales y no necesariamente menos sentidas Nota: El presente estudio corresponde a la introducción del libro titulado "30 años de piropos a la Virgen de la Vega", publicado por la Cofradía de Ntra. Sra. Virgen de la Vega el año 2003 con motivo del 30 aniversario del concurso (1973-2002) y que contenía la totalidad de piropos ganadores durante esos 30 años de concurso. El autor de esta introdución fue D. Miguel Angel Ibarra Moreno, presidente de la Comisión Organizadora del Concurso de Piropos, investigador y recopilador del material expuesto en el libro.
Nota legal: Las poemas ganadores de los diferentes concursos de piropos , así como otras reproducciones de documentación y artículos que aquí se muestran, son propiedad de la Cofradía Virgen de la Vega de Haro . La reproducción total o parcial de los mismos en publicaciones comerciales de cualquier tipo requerirá la correspondiente mención de su procedencia y si la publicación fuera con fines lucrativos una autorización por escrito de la propia cofradía. COPYRIGHT: Cofradía de Nuestra Sra. Virgen de la Vega de la Vega
Concurso de piropos a la Virgen de la Vega de Haro
Historia y anecdotas
Isaac Muga Caño, Mayordomo 1973-74 bajo su mandato se instituyo el 1º Concurso de piropos